Cuidame Nutritivamente

Queremos hacer conciencia en la población sobre el impacto que tienen el sobrepeso y la obesidad en la calidad de vida de las niñas y niños; la necesidad de mejorar los hábitos alimentarios de las familias y promover la actividad física como paso fundamental en su prevención. Una buena alimentación es una conducta que se aprende, es un hábito producto de la constancia. Los padres deben dar ejemplo de alimentación saludable y equilibrada.

Algunas recomendaciones para
padres madres y cuidadores de niñas y niños

Todos los miembros de la familia deben formar parte de estas recomendaciones y cada miembro será un apoyo para la niña o niño.

  • Establecer tiempos de comida con sus respectivos horarios donde se considere las actividades de los niños y de la familia.
  • Ofrecer diariamente frutas y vegetales. Lo ideal es que consuman 5 porciones al día entre ambos grupos de alimentos.
  • Animar a nuestros hijos a consumir agua durante todo el día. Preferir esta bebida ante cualquiera otra opción. Agua pura o bebidas con poca azúcar. No se recomienda el consumo de jugos de frutas en niños menores de un año, no poseen fibra, no producen sensación de saciedad y aumentan el riesgo de obesidad luego del año de vida.
  • Limitar el consumo de bebidas azucaradas como gaseosas o jugos.
  • Fomentar la actividad física todos los días durante al menos 30 minutos. Buscar actividades que al niño le gusten o que se puedan realizar en familia.
  • Fomentar la actividad física todos los días durante al menos 30 minutos. Buscar actividades que al niño le gusten o que se puedan realizar en familia.
  • Limitar el uso de la tecnología a no más de dos horas al día. Se recomienda que los niños menores de dos años no utilicen aparatos electrónicos.
  • Disminuir la cantidad de aceite, mantequilla o manteca que se utiliza para cocinar, con solo engrasar parrilla que las frituras.
  • Reducir el consumo de alimentos altos en azúcar como dulces, chocolates, postres, repostería y helados.
  • Solicitar ayuda de un profesional para lograr una educación nutricional adecuada y de esta forma iniciar con buenos hábitos de alimentación.
  • Nunca dar al niño medicamentos o suplementos si no son prescritos por un profesional en la salud.
  • No ofrecer nunca los alimentos como un castigo o premio
  • Ofrecer alimentos altos en fibra como las lentejas, garbanzos, frijoles y productos integrales, ayuda a mejorar el tránsito intestinal.
  • Cuidar la presentación y cocción de los alimentos, es importante ofrecer a los niños preparaciones divertidas y creativas.
  • Vigilar las meriendas que se consumen y venta de alimentos en las sodas escolares.
  • Vigilar el tamaño de las porciones que se ofrecen a los menores.
  • Evitar las comidas “chatarra” por ejemplo, papitas fritas, dulces.
  • Todo niño que llegue a la edad de 5 años en sobrepeso u obesidad, tienen un mayor riesgo de ser obeso en la vida adulta.
  • Involucrar a la niña o niño en la compra y preparación de los alimentos. Es una buena forma para que elijan las frutas y vegetales que les gustaría comer y fomentar su consumo.
  • Respetar la señal de saciedad de los niños. No forzarlos a terminarse toda la comida si ya se sienten satisfechos.

Muy Importante:

  • Nunca hable de la apariencia física de sus hijos (as) delante de otros ni los compare: evite hacer descripciones e insinuaciones que puedan herir, hacerles sentir incómodos, ridiculizarlos y avergonzarlos.
  • Los cambios repentinos en los hábitos alimenticios de los niños y las niñas no deben pasarse por alto.
  • Alteración y cambios repentinos de humor con quejas o demandas asociadas a la comida, no son parte de la etapa crecimiento y deben ser atendidos.

Tenga en cuenta que:

  • La comida no es sinónimo de tener una mejor o peor condición económica, no está relacionada a un estatus social.
  • La comida nunca debe ser una forma de expresar afecto. Nada sustituye el tiempo de calidad, los abrazos, el juego, las palabras que motivan, brindan cariño y enaltecen.
  • Llamar la atención a sus hijos (as), corregirles por alguna conducta y poner límites nunca debe estar asociada a un alimento.

¿Sabías que?

20 de cada 100 niños y niñas tiene sobrepreso
y 14 obesidad en Costa Rica.

Patrocinadores